Archivo de la categoría: Mis novelas

Primer book trailer de “dumange_91”

Share Button

dumange_91

Mi nueva novela, ya disponible en Amazon Kindle y también en papel bajo demanda, también en Amazon.

Enlace a la página del libro en Amazon.es.

Enlace a la página del libro en Amazon.com.

 

Share Button

Los dolores de El Barro y la costilla: mi primera novela (3ª parte)

18/03/2016

presentación el barro 2

Mi menda en la presentación (foto de Floro del Monte)

El 15 de abril de 1970 George C. Scott se quedó viendo en su casa un partido de jóquey y rechazó el Óscar a mejor actor por su interpretación en Patton. Al parecer estos premios le parecían degradantes. El 15 de abril de 2011 presenté El barro y la costilla en la Casa de la Provincia de Sevilla, salón de actos, precioso todo, marco incomparable y Viernes de Dolores oliendo azahar. Y también dos huevos duros.

Sigue leyendo

Share Button

El barro y la costilla, mi primera novela (2ª parte)

28/02/2016

if they write

De la colección digital de The new York public library

Mi puesto de trabajo está sometido a turnicidad, por lo que había miércoles que no trabajaba y, cuando me tocaba, intentaba gastar uno de mis días libres para poder asistir a la escuela. Levantarme por las mañanas, desayunar tranquilamente mientras revisaba los textos para luego darme un paseo hasta la escuela, era justo lo que necesitaba cada semana para ponerme las pilas.

En la escuela (Escribes era su nombre) nos reuníamos un grupo heterogéneo de escritores en potencia unidos por una pulsión de escribir que allí nos enseñaron a canalizar. Aun siendo cada uno de su padre y de su madre, después de tres años de abandonos e incorporaciones, algunos fuimos forjando una amistad en torno a las letras que ha perdurado hasta el día de hoy.

Sigue leyendo

Share Button

El barro y la costilla, mi primera novela (1ª parte)

 

José Galiana y yo por aquella época

José Galiana y yo por aquella época

En noviembre de 2007 me encontraba insatisfecho y cabreado con el mundo cuando regresé de mis vacaciones anuales en la montaña. Ese año tocaron los Picos de Europa, quede claro que ni los maravillosos parajes ni la buena compañía de mi amigo José Galiana tuvieron nada que ver con mi profundo descontento. No me aguantaba ni yo mismo: estaba hecho un gilipollas integral que jugaba a no darse cuenta. Así que decidí hacer algo y dar un paso hacia delante, aunque sin mucha convicción al principio.

Sigue leyendo

Share Button